Historia


La piña es un cultivo que está presente en el país desde hace más de 50 años, en distintas regiones. Tanto la zona sur como en la norte. En sus inicios, la producción se destinaba para consumo local y en menor proporción a la industrialización de pulpas, mermeladas y enlatados.

Fue a partir de 1986, cuando se inició la exportación de la fruta con la variedad Cayenna Lisa, posteriormente se continuó con Champaca y a partir del 2001, con la variedad que nos ha dado un lugar de preferencia a nivel mundial: la Golden.
El crecimiento del sector inicia aproximadamente en el año 2000, -hasta ese entonces se estimaba que existían unas 11.000 hectáreas, distribuidas entre la Zona Sur y Norte del país-. Sin embargo, el incremento en la cantidad de productores y hectáreas dedicadas al cultivo de la fruta, se multiplicó con las oportunidades de exportación.

De esta forma, se logró alcanzar 42.000 hectáreas de nuestro suelo dedicadas al cultivo, a todo lo largo y ancho de 16 cantones, divididos en: Zona Norte con 21.575 hectáreas, lo equivalente al 51% del área cultivada; el Atlántico dispone de 11.675 hectáreas y representa el 28%, a su vez, el Pacífico destina 8.750 hectáreas, lo cual constituye el 21% del área cultivada en manos de unos 1.330 productores de piña, en todo el país.

De este grupo de productores, 1.200 son pequeños, 95 medianos y 35 grandes. Del área total en producción, el 35% pertenece a comercializadoras y el 65% a productores independientes, dentro de los cuales se encuentran varias cooperativas y asociaciones de pequeños y medianos productores.